domingo, 6 de diciembre de 2009

Juan Álvarez Lombraña nombrado Presidente de Honor en el Capítulo del Orujo
















Las cofradías del Nacimiento del Ebro y del Orujo hermanadas en Potes. Andrés Alonso y los Ayuntamientos de Liébana, Cofrades de Honor


Todo un regalo de color y algarabía fue el que ofrecieron ayer, sábado, los integrantes de la Cofradía del Aguardiente de Orujo acompañados del resto de cofradías de Cantabria a lugareños y visitantes a la comarca de Liébana. Capas de todos tipos y texturas inundaron las calles y los establecimientos de Potes en su ir y venir. Toda la jornada dejó patente la activa vida social que tanto y tan bien caracteriza a las agrupaciones, cofradías y hermandades gastronómicas. En esta ocasión los del Orujo, los anfitriones, celebraron su II Capítulo y lo hicieron por todo lo alto. Hubo desfile acompañado de gaita y tambor de la mano de Lara Rabanal e Ivan Alonso. No faltó la visita a una destilería, El Coterón. Hubo también misa solemne en el monasterio de Santo Toribio, presidida por Juan Ignacio Aguirre, ecónomo de los franciscanos del cenobio. Junto a los Guardianes de la Alquitara participaron de la misma, cofrades del Queso, del Hojaldre, la Anchoa, El Zapico, la Academia de Gastronomía, El Respigo y el Nacimiento del Ebro.
Pero el plato fuerte, nunca mejor dicho, fue servido en el Centro de Estudios Lebaniegos, donde más de una treintena de nuevos cofrades hicieron su juramento, tras lo cual y llegado el momento cumbre,Juan Álvarez Lombraña, ex alcalde de Cillorigo de Liébana, fue investido Presidente de Honor a golpe de alquitara ante el aplauso de todos los presentes. Hizo los honores Manuel Gómez Bedoya, presidente actual quien, asimismo, procedió a nombrar Cofrades de Honor a Andrés Alonso, jefe de Recursos Turísticos de la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte, Javier Gómez, Jesús María Cuevas, Gregorio Alonso, Manuel Heras, Vicente Vélez, Francisco Javier Campo y Juan Manuel Guerra, regidores de los siete valles de Liébana, así como María del Carmen Sánchez. Y como si se tratase de un lazo físico entre el agua y el orujo presentes en la destilación del aguardiente de los lebaniegos, el acto finalizó con el hermanamiento entre las cofradías del Nacimiento del Ebro y del Aguardiente de Orujo. Así, el intercambio de capas entre ambos presidentes, Gómez Bedoya y José Ángel Torre Calvo selló el evento. Finalmente todo concluyó en un almuerzo de hermandad en el conocido Hotel Cosgaya.
FOTOS: James Panter
Noticia en El Diario Montañés

No hay comentarios:

Publicar un comentario